20 julio, 2024

CRECEN PROTESTAS DE AGRICULTORES EN EUROPA

Los dirigentes europeos deberían tomarse en serio las protestas de los agricultores

Euronews

Por Radu Magdin

No hay que subestimar la capacidad de acción de las minorías enfurecidas, ya que ello plantea importantes riesgos políticos y electorales; las últimas semanas lo han demostrado, escribe Radu Magdin.

No hace falta ser un observador o analista político sofisticado para reconocer que un número sin precedentes de agricultores europeos se ha echado a la calle. En este año superelectoral, con las elecciones europeas previstas para principios de junio, quieren aprovechar la oportunidad política. Estratégicamente, este es el mejor momento para expresar sus quejas y obligar a los políticos a prestar atención a lo que tienen que decirLos agricultores están maximizando sus posibilidades de éxito, por lo que no deberíamos ser demasiado duros a la hora de condenar sus tácticas, aunque su planteamiento esté causando dolores de cabeza en muchas ciudades y capitales europeas.

Sería un error centrarse únicamente en los repertorios de las protestas, en lo que los agricultores pueden hacer para que sus reivindicaciones sean más convincentes y vívidas para quienes presencian las protestas y se ven, más o menos, afectados por ellas.  Independientemente de cuántos memes se puedan ver en las redes sociales, o imágenes generadas por la Inteligencia Artificial (IA) con balas de paja rodeando la Torre Eiffel, esto es más que un ejercicio estético.

Una invitación a un debate sincero

Muchos agricultores europeos, especialmente los pequeños y los que forman parte de explotaciones familiares, están sufriendo. Para ellos, esta actividad forma parte de su identidad, y cada vez les resulta más difícil sobrevivir económicamente en un mundo en el que todos los insumos son cada vez más caros, lo que les obliga a reducir los márgenes hasta el punto de que el beneficio se convierte en una quimera. Además, todo este episodio debe verse como algo más que un intento de negociar desde una posición de fuerza bajo la amenaza de que los agricultores (y el mundo rural en general) abandonen su inclinación al voto conservador o de centro-derecha para impulsar las posibilidades de la derecha radical en este año de consecuencias.

¿Quién presionará más a las élites europeas y nacionales? La forma en que los políticos respondan a los problemas y las quejas de los agricultores determinará en gran medida lo que suceda

Una agricultor con su tractor frente al Coliseo de Roma para protestar por las políticas del Gobierno y la de la UE, febrero 2024
Una agricultor con su tractor frente al Coliseo de Roma para protestar por las políticas del Gobierno y la de la UE, febrero 2024AP Photo/Gregorio Borgia

Así que, en un mundo normal, estos acontecimientos deberían ser una invitación al debate y a la toma de decisiones honestas, a políticas bien pensadas y a un compromiso genuino que sea algo más que fotos y dar patadas a la lata hasta que se cierren las urnas.  Al observar estas protestas, el instinto es simpatizar con las reivindicaciones de estas personas y preguntarse si no forman parte de una tendencia mayor, de varios grupos que se sienten dejados de lado y alienados.

Así pues, cabe preguntarse quién será el próximo. ¿Quién presionará más a las élites europeas y nacionales? La forma en que los políticos respondan a los problemas y las quejas de los agricultores determinará en gran medida lo que suceda.

Ha llegado la hora del apaciguamiento, no de la escalada

Aparentemente, una perspectiva racional empezaría por las cifras. Así, como muchos ya han señalado, la agricultura sólo representa el 1,4% del PIB de la UE, el 4,2% del empleo de la UE y el 14,3% de las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE, mientras que, al mismo tiempo, recibe aproximadamente el 30% del presupuesto de la UE. En el contexto de la búsqueda de la neutralidad climática por parte de la UE, la aplicación del Pacto Verde y la lucha contra el cambio climático en general, los agricultores no deberían plantear demasiados problemas, al menos si se consideran estas cifras. Sin embargo, la realidad es mucho más matizada, y deberíamos enfocar todo esto desde un ángulo diferente, teniendo en cuenta la desigualdad política, la capacidad de respuesta y la voluntad de actuar de aquellos que se sienten traicionados por sus representantes.

Tras la minisublevación de los agricultores, hemos visto cómo los gobiernos nacionales se apresuraban a adoptar políticas favorables a la agricultura, y cómo la UE hacía serias concesiones que podrían verse como una importante dilución del Green Deal y de la estrategia «de la granja al tenedor»

Agricultores polacos, enojados por la política agraria de la UE, protestan en Poznan, febrero de 2024
Agricultores polacos, enojados por la política agraria de la UE, protestan en Poznan, febrero de 2024AP Photo/Czarek Sokolowski

Tras la minisublevación de los agricultores, hemos visto cómo los gobiernos nacionales se apresuraban a adoptar políticas favorables a la agricultura, y cómo la UE hacía serias concesiones que podrían verse como una importante dilución del Green Deal y de la estrategia «de la granja al tenedor». De repente, en un año electoral clave, todos los responsables de la toma de decisiones se han vuelto reacios al riesgo. Hace unos días, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, elogió la «notable resistencia» de los agricultores y anunció que «los agricultores pueden contar con el apoyo europeo».

Además, puso en marcha «diálogos estratégicos», cuyo objetivo es atender las demandas de quienes trabajan la tierra. Todos estos son avances positivos, y los líderes europeos y nacionales deben ser elogiados por entender cuál es la posición de la opinión pública y que este es el momento para la negociación y el apaciguamiento, y no para la escalada.

La vuelta a la tierra de las élites

Al mismo tiempo, todos estos acontecimientos ponen de relieve una clase política muy reactiva. En lugar de apostar por la falta de reacción de los agricultores y sorprenderse al encontrarlos en Bruselas, frente a las instituciones clave de Europa, un político visionario (o incluso con ánimo de reelección) habría sido capaz de anticipar todos estos acontecimientos.

Evidentemente, no pedimos a los políticos que predigan el futuro ni que se conviertan en superpronosticadores. Sin embargo, existe una clara necesidad de que mejoren su comprensión de las consecuencias de las políticas que proponen.

Para todos los amantes de la Unión Europea, una imagen que se podría destilar de estas protestas es la de unas élites políticas tan alejadas de los ciudadanos que han tenido que volver a la tierra para comprender lo que realmente está ocurriendo bajo su vigilancia.

Peatones cruzan la carretera mientras agricultores con sus tractores marchan por el centro de la ciudad mientras participan en una protesta, en Pamplona, febrero de 2024
Peatones cruzan la carretera mientras agricultores con sus tractores marchan por el centro de la ciudad mientras participan en una protesta, en Pamplona, febrero de 2024AP Photo/Alvaro Barrientos

Una lección clave aquí es que importan menos los efectos positivos globales de la regulación; lo que desencadena la movilización y la acción son los efectos distributivos, y éstos tienen que estimarse mucho mejor para que los probables perdedores sean compensados rápida y adecuadamente. No hay que subestimar la capacidad de acción de las minorías enfurecidas, ya que ello plantea importantes riesgos políticos y electorales; las últimas semanas lo han demostrado.

Para todos los amantes de la Unión Europea, una imagen que se podría destilar de estas protestas es la de unas élites políticas tan alejadas de los ciudadanos que han tenido que volver a la tierra para comprender lo que realmente está ocurriendo bajo su vigilancia.

Un diagnóstico correcto y una cura a seguir

Una evaluación de impacto insuficiente, la falta de atención a las consecuencias distributivas y la falta de receptividad son algunas de las patologías políticas que hemos observado estos días. Esperemos que, tras un diagnóstico correcto, venga una cura (política). Centrarse más en los pequeños agricultores, en las empresas familiares y en cómo Europa debería preservar y mejorar su seguridad alimentaria forman parte de la conversación seria que debería seguir lo que está sucediendo en las principales calles de Europa, de Bruselas a Bucarest, de París a Roma.

Antes de culpar a los populistas por aprovecharse de estos acontecimientos, todos deberíamos tomar perspectiva y preguntarnos qué se podría hacer para que los agricultores y otras categorías similares vuelvan a la normalidad política y reivindicativa. Tenemos que hacer que la política y la toma de decisiones sean un poco más aburridas, pero significativamente mucho más receptivas a las necesidades de los ciudadanos.

Radu Magdin es consejero delegado de Smartlink y ex asesor de los primeros ministros de Rumanía (2014-2015) y Moldavia (2016-2017).

Más información

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.