Inicio » CULTURA » DIEGO OLAVARRÍA RECIBE EN FORMA VIRTUAL PREMIO LITERARIO «CARLOS MONTEMAYOR 2020»

DIEGO OLAVARRÍA RECIBE EN FORMA VIRTUAL PREMIO LITERARIO «CARLOS MONTEMAYOR 2020»

  • Participaron 98 propuestas, entre ellas una en lengua indígena, así como procedentes del interior del país, de Brasil, Chile y Francia

CDMX, 30 de octubre de 2020.- El cronista y ensayista Diego Olavarría recibió en ceremonia virtual el Premio Bellas Artes de Crónica Literaria Carlos Montemayor 2020, otorgado por la Secretaría de Cultura del Gobierno de México, a través del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), y el Gobierno del estado de Chihuahua, por medio de la Secretaría de Cultura de la entidad.

El Premio Bellas Artes de Crónica Literaria Carlos Montemayor 2020 ofrece un aliciente notable a un género que goza de salud y ánimo experimental renovado, pero que por su naturaleza periodística, de investigación y literaria requiere tiempo, apoyo y recursos, dijo Diego Olavarría en la ceremonia de entrega del galardón transmitida vía streaming.

Recordó que hace años se habló del resurgimiento de la crónica, que durante el siglo  XX estuvo ligada a los periódicos, pero que recientemente ha alcanzado nuevas alturas, gracias a su propuesta del lenguaje, su estética y sobre todo su interés por  tratar temas de la realidad social.

“Ya sea que escriban del medio ambiente, la violencia de género, la vida en las ciudades o en el campo, los cronistas contemporáneos en México y América Latina ofrecen una mirada profunda e indispensable para entender el presente”, dijo el también autor de El paralelo etíope (2015).

La crónica es un género del que se habla mucho, pero también es importante dejar que hable, dijo el ganador del Premio Nacional de Crónica Joven Ricardo Garibay 2015 antes de compartir unos párrafos de su obra durante la ceremonia virtual.

Reconoció que es una crónica autobiográfica, la cual relata hechos reales. Hace algunos años le nació la inquietud de regresar y ver qué tanto de sus recuerdos eran ciertos y si sería posible rememorar nuevas situaciones: “Honduras, o el canto del gallo es la crónica de ese experimento: un viaje por la memoria combinado con un recorrido por el presente de una ciudad, en este caso San Pedro Sula”.

Trabajos de México, Brasil, Chile y Francia

Al referirse a las 98 propuestas recibidas para concursar en el Premio Bellas Artes de Crónica Literaria Carlos Montemayor 2020, la subdirectora general de Patrimonio Artístico Inmueble, Dolores Martínez Orralde, destacó la participación de escritores de Brasil, Chile y Francia, así como un trabajo elaborado en lengua indígena nacional.

En representación de la directora general del INBAL, Lucina Jiménez López, la subdirectora general enfatizó que a partir de este año se reciben obras en lenguas indígenas nacionales y “se registró el trabajo de 60 hombres y 38 mujeres, con un rango de edad de entre 36 y 56 años, procedentes de la Ciudad de México, Chihuahua, Durango, Jalisco, Hidalgo y Veracruz”.

En transmisión vía streaming, comentó que Honduras, o el canto del gallo, es un texto maravilloso cuya narrativa es un viaje al pasado y la comprobación de recuerdos casi borrados. “Su obra ensayística y cronística trata temas como el viaje, la comida, las ciudades, el urbanismo, la literatura”, entre otros que rescatan y enriquecen este género literario.

Cabe mencionar que por esta ocasión el Premio Bellas Artes de Crónica Literaria Carlos Montemayor 2020 se inscribe en el marco de la campaña “Contigo en la distancia”.

Una aportación ampliamente documentada

Por su parte, la secretaría de Cultura, María Concepción Landa García-Téllez, comentó que Honduras, o el canto del gallo es una aportación ampliamente documentada, de gran valor socio histórico y de gran calidad literaria.

Con la representación del gobernador Javier Corral, la titular de Cultura del estado afirmó que el Premio Bellas Artes de Crónica Literaria Carlos Montemayor 2020, al igual que otros certámenes que se realizan en Chihuahua, estimula la perseverancia y creatividad de los escritores de todo el país.

María Concepción Landa destacó la importancia que en la literatura, y desde una técnica narrativa ágil y asequible, como la crónica literaria, se aborden temas como la migración, la identidad, la desigualdad social y la violencia, “fenómenos que son tan perennes y tan omnipresentes en México y Centroamérica”.

Incluso, subrayó que la obra de Diego Olavarría “a todos nos llega muy de cerca y nos va llevando como una novela de ficción”.

Por último, mencionó que en la medida que este trabajo se vaya difundiendo, “contribuye a la formación de una sociedad más crítica y más informada”.

Agilidad en la prosa

En su oportunidad, la coordinadora nacional de Literatura del INBAL, Leticia Luna, dio lectura al acta de deliberación emitida por el Jurado -conformado por Josefina Estrada, Gustavo Marcovich y Pablo Espinosa- el cual otorgó por unanimidad este reconocimiento a Diego Olavarría “por su originalidad y su manejo de las técnicas narrativas para construir la personalidad de un niño mexicano que habla inglés, que llega a residir dos años en Honduras, por la misión diplomática de su padre”.

El jurado recalca en el documento la agilidad en la prosa del texto, el cual recrea anécdotas breves de las vivencias de su autor en la sociedad clasista de ese país de principios de los años noventa. “El autor proporciona los datos históricos, socioeconómicos y políticos necesarios para entender las raíces de la pobreza de Honduras y la obscena riqueza de empresarios, políticos y delincuencia organizada”.

OP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Login

Registro | Contraseña perdida?