21 julio, 2024

#image_title

DONALD TRUMP: PRIMER EXPRESIDENTE DE EEUU CONDENADO

Donald Trump fue declarado culpable el jueves de falsificar registros comerciales para encubrir un escándalo sexual que amenazó con afectar su campaña presidencial de 2016, culminando un juicio excepcional que puso a prueba la resistencia del sistema judicial estadounidense y transformó al expresidente en un delincuente.

El veredicto de culpabilidad en Manhattan —en todos los 34 cargos— resonará en toda la nación y el mundo porque marca el comienzo de una nueva era de la política presidencial. Trump llevará la mancha del veredicto durante su tercera contienda a la Casa Blanca, ya que los votantes ahora deberán elegir entre un presidente en funciones impopular y un delincuente convicto.

Aunque antes era impensable que los estadounidenses eligieran a un delincuente como su líder, el comportamiento insurrecto de Trump deleita a sus simpatizantes mientras arrasa con las normas del país. Ahora, el hombre que se negó a aceptar su derrota electoral en 2020 ya está tratando de deslegitimar su condena, intentando afirmar la primacía de su poder político bruto sobre el Estado de derecho de la nación.

Trump mostró poca emoción dentro del juzgado al conocer su destino, cerró los ojos y movió lentamente la cabeza mientras un silencio descendía sobre la sala del tribunal. Pero cuando salió, tenía la mandíbula tensa y se dirigió a las cámaras de televisión congregadas. Declaró que el veredicto era “una desgracia” y, con expresión sombría, proclamó: “El verdadero veredicto se dará el 5 de noviembre, por el pueblo”, refiriéndose al día de las elecciones.

El juez que lideró el caso, Juan Merchan, dictará sentencia contra Trump el 11 de julio, pocos días antes de que se celebre la Convención Nacional Republicana que lo convertirá en el candidato presidencial del partido.

Alvin Bragg, el fiscal que trabajó en el caso, declinó revelar el jueves si pediría una pena de prisión. El juez podría condenar a Trump a un máximo de cuatro años de cárcel, pero el expresidente podría ser condenado a libertad condicional, y es posible que nunca vea el interior de una celda. Su apelación podría prolongarse durante meses, o incluso más tiempo, y estará en libertad haciendo campaña por la presidencia mientras espera su castigo.

Los 12 neoyorquinos que conformaron el jurado necesitaron casi 10 horas para decidir sobre un caso derivado de la primera candidatura de Trump a la Casa Blanca cuando, según los fiscales, cometió un fraude contra el pueblo estadounidense. El caso —aderezado por la intriga de los tabloides, pagos secretos y un pacto de la Oficina Oval que recordó a la era Watergate— evidenció meses de maquinaciones que engendraron un pago de dinero para silenciar a una estrella del cine porno y un complot para falsificar documentos con el fin de sepultar todo rastro de ese acuerdo.

“Culpable”, declaró 34 veces el presidente del jurado, una por cada registro comercial falso, antes de que él y sus compañeros miembros del jurado, cuyos nombres no se hicieron públicos por su seguridad, abandonaran el juzgado del bajo Manhattan.

Más información

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.