CDMX, 23 de noviembre de 2020.- Orgulloso y feliz se encuentra el exguardaespaldas y ex road manager de José José, Cuauhtémoc Sánchez, tras enterarse de que apareció el testamento del cantante y que favorece a la familia Sosa Noreña, pues desde hace muchos años sabía de los malos tratos que le daban al Príncipe su viuda, Sara Salazar, y su hija Sara Sosa; incluso nos contó en exclusiva que en algún momento hubo oportunidad de regresarle la voz al intérprete con un costoso tratamiento, pero declinaron intentarlo para no gastar.

Por si fuera poco, reveló que Sarita tenía problemas psicológicos de niña, al grado de que cuando estaban trabajando ¡agarraba a mordidas a todo el personal!

¿Qué piensa de la aparición del testamento de José José?

Pues me llena de gusto porque está en favor de Marysol, Pepe y de mi comadre Anel, quien se quedó como albacea, a eso le llamo justicia divina después de un año del deceso de nuestro príncipe.

¿Usted sabía de la existencia del documento?

Sí, debe ser de hace muchos años, quizá cuando estaba en sus trámites de divorcio. Una vez le pregunté que por qué se suicidaba diariamente con el alcohol en lugar de encarar las cosas, y me dijo: “Es que tú no me entiendes, déjame, de todos modos nunca voy a dejar en la calle a mis hijos, ya tengo mi testamento y ellos se van a quedar con todo”.

¿Supo si en algún momento lo quiso cambiar?

En 2019 me habló por teléfono desde un hospital, en Estados Unidos, para pedirme un gran favor, me dijo que necesitaba venir a México porque tenía dos trámites administrativos pendientes muy importantes que hacer, y me pidió que cuando viniera lo recogiera por otro lado del aeropuerto, además de rentarle una casa o departamento por una semana y así evitar hospedarse en un hotel y ser asediado por la prensa, entonces le ofrecí mi casa, pero lamentablemente no le alcanzó la vida…

Las Saras lo tuvieron secuestrado mucho tiempo; tal vez si lo hubieran dejado salir de Estados Unidos hubiera cambiado el testamento, pero ¡en el pecado llevaron la penitencia!

¿Cree que ahora quieran pelear algo de la herencia?

No sé de qué manera puedan hacerlo, porque Sara grande ya no está bien de sus facultades mentales y su hija está casada, tiene un hijo y un esposo que la puede mantener. Además, las dos tienen mucho dinero de todo lo que vendieron de la vida y muerte de José José.

¿Por qué su resentimiento hacia ellas?

Una vez estando en el Teatro Blanquita me preguntaron si conocía a algún médico que pudiera curar a José, yo les dije que había escuchado de un doctor en Inglaterra que ayudó a Rod Stewart, quien tampoco podía hablar; le llamaron y todo, pero se les hizo muy caro. Le cobraban a Sara como seis millones de pesos, yo le dije que estaba perfecto, que así tendría a José por  20 años más cantando y haciendo lo que le gusta, pero me dijo que no valía la pena, desde ahí empecé a odiarla. ¡Tenían el dinero para ayudarlo y no lo hicieron! Desde ahí ya no regresé a trabajar con ellos, luego me enteré de peores cosas…

¿Cómo cuáles?

Algunos músicos que trabajaron con él en Estados Unidos me contaron que (Sara) lo trataba peor estando allá, pero ya no quise escuchar más cosas porque me lastimaba mucho saber que mi compadre terminó los últimos días de su vida con la familia incorrecta; aquí vivió en un palacio y allá en un castillo negro.

Su hija Sarita, ¿cómo era?

Ella tenía problemas psicológicos desde los 12 años, nos agarraba a mordidas; si éramos 50 personas, a todos nos mordía y hasta nos dejaba marcas, veía que nos dolía y no se despegaba, ¡eso no es normal!

Información TVyNov