Inicio » OPINIÓN » COLUMNA ORDENADOR » CRECE INCERTIDUMBRE TRAS MENSAJE DE AMLO

CRECE INCERTIDUMBRE TRAS MENSAJE DE AMLO

ORDENADOR POLÍTICO ABRIL 7 DE 2020

*Crece incertidumbre tras mensaje de AMLO
*Cosmética visión del futuro de México
*Sin aplicar medidas profundas a la crisis

*Mientras se invoca a la “cultura del pueblo”

Luis Alberto Rodríguez

Asaz decepcionante resultó el mensaje que este domingo dirigió “al pueblo de México”, el Presidente de la República, ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, con motivo de su primer informe trimestral de este año.

Pronunciado “en medio de la incertidumbre por los estragos del coronavirus a la salud, a la economía y al bienestar de nuestro pueblo”, el discurso de AMLO prácticamente se dedicó a dar cuenta de “lo que hemos venido haciendo y seguiremos llevando a cabo para enfrentar esta crisis transitoria y restablecer lo más pronto posible, la normalidad social, productiva y política de la vida pública del país”, pero careció del mensaje de unidad nacional que como representante de todos los mexicanos de él se esperaba.

No solamente decepcionó en cuanto a proponer medidas verdaderamente de fondo en los aspectos económicos que ante a las adversidades internas y externas enfrenta nuestro país, como había prometido, sino al postular objetivos demasiado ambiciosos como los de la creación de dos millones de empleos en los próximos nueve meses, que sería difícil lograr, inclusive con la suma de empleos que sus proyectos insignia, como el Tren Maya, la refinería de Dos Bocas o el aeropuerto “Felipe Ángeles” lograrían acumular.

El recuento de acciones ya emprendidas del que hizo despliege el Presidente, muchas de las cuales ha venido informando repetidamente durante sus conferencias, incluye acciones para apoyar la economía tales como el anuncio de que no se incrementará el precio de los combustibles, “por lo que Pemex vende en 30% menos la gasolina” -aunque se sabe que la mayoría de las gasolineras han sido privatizadas, importan el combustible y sus precios no son regulados-.

Anunció también la medida de destinar 25 mil millones de pesos adicionales para infraestructura y la construcción de 50 mil viviendas para la creación de 228 mil empleos directos, aunque omitió detallar las condiciones de la participación de empresas privadas las ventajas que les ofrece su gobierno.

Además mencionó el programa “Sembrando Vida”, que dijo da empleo permanente a 230 mil sembradores y que se ampliará a 200 mil campesinos más y apoyos directos a 190 mil pescadores.

En 2020, anunció que se tomarán fondos del ISSSTE para otorgar créditos a trabajadores del Estado, los cuales irán de los 20 mil a los 50 mil pesos; mientras el FOVISSSTE y el INFONAVIT entregarán créditos de vivienda con un estímulo de 177 MMDP, para beneficiar a 442,400 trabajadores.

Continuará el Programa de estímulos fiscales en la zona fronteriza del Norte del país y no serán aumentados ni se crearán nuevos impuestos, mientras el IVA será devuelto lo más pronto posible, como lo solicitó el sector empresarial e indicó que a pesar de la depreciación del peso en lo que va de 2020, es decir del 23%, no se incrementará la deuda pública.

AMLO anunció que su gobierno mantendrá inalterables “y profundizaremos las acciones destinadas a la población más pobre y vulnerable del país. Por eso decidimos adelantar cuatro meses el pago de la pensión para 8 millones de adultos mayores, a través de bancos y la entrega personal de 42 mil millones de pesos.

Lo mismo hicimos con las pensiones para niñas y niños pobres con discapacidad; estamos entregando 10 millones 500 mil becas a estudiantes de todos los niveles escolares y en las universidades Benito Juárez donde estudian 15 mil 151 alumnos y laboran 870 docentes. Por otra parte, hemos entregado a pequeños negocios familiares 356 mil créditos del programa Tandas para el bienestar y, este año, se agregarán 450 mil más con una inversión total de 3 mil 400 millones de pesos”. Además, 230 mil sembradores cuentan con empleo permanente y están ocupados en cultivar sus parcelas; 740 mil jóvenes trabajan como aprendices y reciben un salario mínimo”.

Desde el inicio del gobierno, dijo, “hemos entregado apoyos para 47 mil 500 pescadores por 342 millones de pesos; se estableció el precio de garantía para maíz, arroz, trigo, frijol y leche en beneficio de 107 mil productores; el programa de producción para el bienestar –antes Procampo– se extendió a comunidades indígenas y a productores de caña y café, con una inversión de 11 mil millones de pesos; reciben este apoyo dos millones 145 mil comuneros, ejidatarios y pequeños propietarios. Este año, los productores pobres de Puebla, Tlaxcala, Morelos y el Estado de México se sumarán a los de Guerrero como beneficiarios de fertilizantes gratuitos”. Bien.

Nadie cuestiona lo positivo que lleguen a tener tales medidas, aunque resulta incierto si en efecto contribuirán significativamente a la reactivación de la economía del país a los niveles que la esperada recesión económica interna y mundial imponga, cuando por los efectos de la pandemia se anticipa que habrá cierre de empresas y pérdida de empleos, además de que la inversión productiva se verá seriamente disminuida y la actividad de las pequeñas y medianas empresas y la economía informal presentará serios niveles de paralización.

Tampoco basta con asegurar que “a pesar de los pesares saldremos adelante, porque son más nuestras fortalezas que las debilidades o flaquezas. No olvidemos que la cultura de nuestro pueblo, que no es tan intangible como suele pensarse, siempre nos ha salvado y nos ha permitido reponernos de terremotos, huracanes, inundaciones, epidemias, tiranías, malos gobiernos y de la corrupción que ha sido la más trágica y funesta de las pestes y calamidades de México”.

Solamente habrá que recordar que la ineficiencia y la ineficacia también están catalogadas como corrupción. Atención.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Login

Registro | Contraseña perdida?
A %d blogueros les gusta esto: