Inicio » INTERNACIONAL » RAPHAEL WARNOCK SERÁ EL PRIMER SENADOR DEMÓCRATA DE COLOR EN GEORGIA

RAPHAEL WARNOCK SERÁ EL PRIMER SENADOR DEMÓCRATA DE COLOR EN GEORGIA

  • El reverendo Raphael Warnock, pastor principal de la Iglesia Bautista Ebenezer en Atlanta, fue elegido para ser el primer senador negro de Georgia, proyectó CNN la madrugada del miércoles, en una muestra de rechazo a la senadora republicana Kelly Loeffler y su adhesión al presidente Donald Trump
  • El control del Senado de Estados Unidos ahora se reduce al republicano David Perdue, quien compite para mantener su escaño contra el demócrata Jon Ossoff

EUA, 06 de enero de 2021.- Warnock es el primer demócrata de Georgia elegido para el Senado en 20 años y su elección es la culminación de años de campañas de registro de votantes conducidas por la exlíder demócrata de la Cámara de Representantes estatal Stacey Abrams y otros activistas. El presidente electo Joe Biden también ganó en Georgia, siendo la primera vez para un candidato presidencial demócrata desde la década de 1990.

Después de que ningún candidato al Senado de Georgia recibió el 50% de los votos en noviembre, tuvieron que realizarse dos elecciones de desempate. Mientras Ossoff y Warnock se postularon en una boleta de unidad, Trump se negó a admitir su propia derrota, lo que provocó una pelea dentro del Partido Republicano y desencantó a algunos de sus partidarios, que creyeron en sus falsas afirmaciones de que la votación estaba amañada.

El ataque constante de Trump contra los funcionarios republicanos a cargo de las elecciones presionó a los dos senadores republicanos a tomar una decisión: unirse al presidente en la búsqueda de revertir el resultado democrático o arriesgarse a perder partidarios de Trump, algunos de los cuales se han desencantado con el proceso electoral. Trump pareció presionar recientemente al secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, en una llamada privada, instándolo a «encontrar» suficientes votos para revertir los resultados. Raffensperger se negó.

Pero a pesar de tres recuentos y sin evidencia de fraude generalizado, Loeffler y Perdue decidieron unirse al presidente para oponerse a la certificación por parte del Congreso de los resultados del Colegio Electoral, en una muestra final y engañosa de devoción a los partidarios de Trump.

«El pueblo estadounidense merece una plataforma en el Congreso, permitida por la Constitución, para que se presenten cuestiones electorales para que puedan ser abordadas», dijo Loeffler en un comunicado el lunes.

Si bien Georgia es un estado que se está diversificando rápidamente, los candidatos republicanos llegaron a las elecciones de segunda vuelta del Senado con ventaja.

En noviembre, Perdue recibió más de 88.000 votos más que Ossoff, mientras que Loeffler y los otros candidatos republicanos recibieron más votos que Warnock y los otros candidatos demócratas en la elección especial (Warnock recibió la mayor parte de los votos – 33% – en general).

Los republicanos esperaban que su mensaje de que Georgia debería ser un freno a Washington tuviera éxito, y advirtieron que si Warnock y Ossoff ganan, Biden, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, estarán a cargo.

«Estamos hablando del futuro del país y no podemos dejarlo todo en manos de un solo partido», dijo Eric Tanenblatt, quien se desempeñó como jefe de gabinete del exgobernador republicano de Georgia, Sonny Perdue, antes del día de las elecciones. «Eso podría ser una ilusión de mi parte. Pero creo que va a ser un gran motivador».

Pero a los republicanos les preocupa que la falta de voluntad de Trump para ceder ponga en peligro el control del partido en el Senado, a pesar de que el estado no ha elegido a un demócrata para dicha cámara desde 2000.

Heath Garrett, director de campaña del exsenador republicano de Georgia Johnny Isakson, dijo CNN que los ataques de Trump contra el gobernador Brian Kemp y Raffensperger fueron «contraproducentes para tratar de motivar a los republicanos de base para que vayan a votar», y afirmó que habían desviado el mensaje de Perdue y Loeffler en los últimos días de la campaña.

«El senador Perdue y la senadora Loeffler están siendo azotados por el presidente por un lado y por el dinero demócrata por el otro», dijo.

Perdue y Loeffler habían intentado evitar la disputa entre partidos provocada por Trump al centrarse en Ossoff y Warnock.

El mensaje final de Perdue en un video reciente estuvo plagado de ataques, diciendo que si los republicanos pierden, los inmigrantes indocumentados votarán, el seguro médico privado de los estadounidenses será «arrebatado» y los demócratas llenarán la Corte Suprema y retirarán los fondos a la policía.

«Ganemos Georgia, salvemos Estados Unidos», dijo Perdue a la cámara.

Los candidatos demócratas replican que «desmilitarizarían» en lugar de retirar el financiamiento de la policía, crearían un camino legal para los inmigrantes indocumentados y apoyarían una opción pública para disminuir el número de personas sin seguro. Ninguno de los candidatos demócratas ha abogado por agregar jueces a la corte.

Argumentaron que harían un mejor trabajo para poner fin a la crisis de la atención médica por el coronavirus, que ha infectado a más de 20,8 millones de estadounidenses y dejado al menos 354.000 muertos, y para reabrir la economía. Han impulsado metas políticas, incluida la universidad pública libre de deudas y una nueva Ley de Derechos Electorales. Y han atacado a senadores republicanos por sus transacciones de acciones multimillonarias durante la pandemia, alegando que se beneficiaron de ello. Los senadores han negado haber actuado mal.

La elección especial fue particularmente brutal, comenzando el año pasado cuando el representante republicano Doug Collins forzó a Loeffler, a quien Kemp nombró para el cargo en 2019, a una carrera inclinada hacia la derecha.

Después de que ningún candidato recibió el 50% de los votos, la segunda vuelta se volvió aún más cruel, ya que Loeffler pintó a Warnock como un marxista antipolicía que destruiría a Estados Unidos en el Senado.

«Tenemos que hacer que los georgianos salgan y voten porque sabemos que los agentes radicales de cambio de Chuck Schumer son Raphael Warnock y Jon Ossoff», dijo Loeffler en la campaña electoral el lunes. «Quitarían los fondos a la policía. Bloquearían nuestra economía. Y tenemos que asegurarnos de mantener la línea justo aquí en Georgia».

Warnock, a su vez, ha promovido su experiencia desde los proyectos de Savannah hasta el púlpito de la histórica iglesia de Martin Luther King Jr., mientras le respondía a Loeffler.

«Kelly Loeffler gasta decenas de millones de dólares para asustarte», dijo Warnock en un anuncio. «Ella está tratando de hacer que me tengas miedo porque te tiene miedo a ti. Miedo de que entiendas cómo ha usado su posición en el Senado para enriquecerse a sí misma ya otros como ella. Miedo de que te des cuenta de que podemos hacerlo mejor».

Perdue, un ex director ejecutivo de 71 años, minimizó a Ossoff, un ejecutivo de medios de 33 años, y dijo que el demócrata no sabe cómo crear un empleo. En su debate en el otoño, Ossoff llamó al senador un «delincuente» que enfrenta «múltiples investigaciones federales por tráfico de información privilegiada» mientras atacaba «la salud de la gente» a la que representa. Perdue replicó que el demócrata había trabajado para «China, comunista y portavoz del terrorismo», afirmaciones que Ossoff calificó de «ridículas».

Las elecciones por el Senado de Estados Unidos en Georgia han atraído una enorme atención debido a lo que está en juego durante los primeros años de la administración Biden y el cambio del estado del rojo al morado. El Dr. Charles Bullock, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Georgia, le dijo a CNN que las elecciones al Senado podrían ser las primeras en las que la Georgia urbana arroje más votos que la Georgia rural.

«Hemos visto un tremendo entusiasmo en los números de votación anticipada, tanto en persona como por correo, y sabemos que si bien los demócratas tendrán una ventaja cuando se abran las urnas … se espera que los republicanos tengan un día de elecciones fuerte», dijo Seth Bringman, portavoz de Fair Fight Action, una organización de derechos por el voto fundada por Abrams.

Los grupos políticos gastaron alrededor de US$ 520 millones en publicidad en las dos carreras de segunda vuelta, según Kantar Media / CMAG, con un promedio de más de US$ 8 millones por día. Los republicanos gastaron más que los demócratas en decenas de millones de dólares.

Con el Senado en juego, Trump reunió a sus partidarios en el noroeste de Georgia el lunes, mientras que el presidente electo Joe Biden realizó un evento en Atlanta.

Biden dijo que elegir a Ossoff y Warnock pondría fin al estancamiento en Washington y permitiría al Congreso proporcionar cheques de estímulo de US$ 2.000 a los estadounidenses. Trump instó al estado a elegir a Perdue y Loeffler, y afirmó que Biden no tomaría la Casa Blanca.

«Vamos a pelear como en el infierno», dijo el presidente.

CNN Noticias

OP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Login

Registro | Contraseña perdida?
A %d blogueros les gusta esto: