La agrupación dirigida por Laura Rocha se presentará en el Teatro de la Danza Guillermina Bravo del Centro Cultural del Bosque, bajo estrictos protocolos sanitarios, el viernes 27 de noviembre a las 19 horas, sábado 28 a las 13 y 19 horas, y domingo 29 a las 18 horas, en el marco de las campañas Contigo en la distancia de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México y #VolverAVerte del INBAL.

Laura Rocha detalló que este programa es un diálogo entre creadores que ofrece un panorama sobre el estado espiritual del ser humano, es una apuesta que abre nuevos rumbos desde aristas diversas e incluso opuestas. “Es un ENCUENTRO entre hacedores de la danza que transitan en todas las trincheras de la actividad, trabajando incansablemente por nuestra disciplina. Es un programa que nos permite retomar la escena, un espacio de reactivación y encuentro”, dijo la también docente de la Escuela Nacional de Danza Clásica y Contemporánea.

ENCUENTRO está integrada por las siguientes piezas coreográficas: Largo amanecer Paisaje interior, de Laura Rocha y Francisco Illescas; y La consecuencia, de Víctor Ruiz, codirector de Delfos Danza Contemporánea.

Largo amanecer es una obra que retrata la relación con los otros, el amor, el desamor, la soledad, la angustia, la esperanza y, sobre todo, el anhelo de un nuevo amanecer. La iluminación es de Carolina Jiménez y la edición musical de Yonatan Espinoza, con composiciones de M. Irglová, G. Hansard, Portishead, y R. Aubry.

La consecuencia es resultado de un trabajo en equipo entre Víctor Ruiz y los bailarines de Barro Rojo Arte Escénico. La obra plantea el final como comienzo y posibilidad de evolución y regeneración, consecuencia de los avatares del complejo círculo de la relación amorosa. La iluminación y edición musical son de la autoría de Víctor Ruiz, con composiciones de P. Glass, Kamasutra, H. Orn y Hilmarsson.

Paisaje interior parte de la obra del pintor Santiago Carbonell; los coreógrafos retoman de sus cuadros los gestos, actitudes y estados de ánimo de sus personajes, enfatizando la enorme soledad que los aqueja y que es la constante en la historia de numerosos habitantes de las grandes ciudades. La iluminación es de Javier Rodríguez y la edición musical de Yonatan Espinoza y Guadalupe Luque, con composiciones de L. Subramaniam y Tom Zé. El vestuario es de Rafael Villegas y Raymundo Montoya.

Barro Rojo Arte Escénico surgió en 1982 en Guerrero y dos años después se trasladó a la Ciudad de México como agrupación independiente. Es reconocida a nivel internacional por su nivel técnico y compromiso, pasión y profesionalismo intrínsecos a su labor creativa. Desde hace 37 años se ha presentado en México, América Latina, Estados Unidos, Europa y África, no sólo en los lugares concebidos para la danza, sino también donde el reto y el contacto con el público son mayores: calles, plazas y otros espacios alternativos. Cabe destacar que la compañía es beneficiaria del Programa de Apoyo a Grupos Artísticos Profesionales de Artes Escénicas, “México en Escena” 8ª emisión.