Inicio » INTERNACIONAL » EL SUPREMACISMO BLANCO ES TERRORISMO: JOE BIDEN ANTE EL CONGRESO

EL SUPREMACISMO BLANCO ES TERRORISMO: JOE BIDEN ANTE EL CONGRESO

 Washingtón, D.C. abril 28 de 2021.- El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pronunció este miércoles su primer discurso ante el Congreso en un acto sustancialmente diferente al de sus antecesores a causa de las restricciones por la pandemia de covid-19.

En su intervención propuso un plan de bienestar social a 10 años cuyo coste se estima en 1,8 billones de dólares que prevé financiar con nuevas subidas de impuestos a las rentas más altas.

Bautizado como ‘Plan Estadounidense para las Familias’, se trata del tercer paquete legislativo con marcado carácter social que anuncia el Gobierno de Biden en apenas tres meses en el poder tras el rescate económico de 1,9 billones que ya fue aprobado y el ‘Plan de Empleo Estadounidense’, aún en negociaciones y presupuestado en 2,25 billones.

“Mientras nos reunimos aquí esta noche, las imágenes de la turba violenta que asaltó este Capitolio, profanando nuestra democracia, permanecen vívidas en nuestras mentes», y añade: «La insurrección fue una crisis existencial, una prueba de si nuestra democracia podría sobrevivir. Lo hizo.

Pero la lucha está lejos de terminar. La cuestión de si nuestra democracia perdurará por mucho tiempo es antigua y urgente […]. Los adversarios de Estados Unidos, los autócratas del mundo, están apostando a que no. Creen que estamos demasiado llenos de ira, división y rabia. Miran las imágenes de la mafia que asaltó este Capitolio como prueba de que el sol se está poniendo sobre la democracia estadounidense. Están equivocados. Y tenemos que demostrarles que están equivocados. Tenemos que demostrar que la democracia todavía funciona».

«El supremacismo blanco es terrorismo», dice Biden. «Tenemos que estar unidos para sanar el alma de este país», añade.

Biden abordó otro de los temas más esperados de su discurso, el problema de la violencia policial relacionada con el racismo, y el racismo sistémico que sufre el país. El presidente insta a la oposición republicana en el Legislativo a que apruebe el proyecto de reforma de la Policía en mayo, coincidiendo con el primer aniversario del asesinato del afroamericano George Floyd. «La nación apoya esta reforma. El Congreso debe actuar», enfatizó.

El presidente afirma que su país trabajará con sus aliados para afrontar las amenazas que suponen Irán y Corea del Norte utilizando la diplomacia y «la disuasión severa». Indica que los programas nucleares iraní y norcoreano «presentan una seria amenaza para la seguridad de EE UU y del mundo».

Biden destaca la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán, y afirmó que esa guerra «no debería haberse extendido por varias generaciones».

Abordó la parte de política internacional enviando un aviso a su homólogo ruso, Vladimir Putin, al que advierte de «consecuencias» ante cualquier escalada, mencionando asimismo las sanciones ya adoptadas. Con respecto a China, dice que no busca el «conflicto» con Pekín, aunque da la bienvenida a la «competencia». Biden hace referencia a sus recientes conversaciones el presidente chino, Xi Jinping, y con el propio Putin: «He dejado absolutamente claro que defenderé los intereses de los estadounidenses en todos los ámbitos», prometió.

«Es hora de hacer crecer la economía de abajo hacia arriba y hacia afuera», afirma Biden, al final de la parte del discurso en la que ha defendido su plan de inversiones masivas, financiadas con mayores impuestos para las personas y corporaciones más ricas. «No impondré ningún aumento de impuestos a las personas que ganen menos de 400.000 dólares al año», dice.

Llegó el momento de presentar su ambicioso «Plan Estadounidense para las Familias»: «Necesitamos hacer una inversión única en una generación en nuestras familias, en nuestros hijos», afirma.

El plan de Biden, estimado en 1,8 billones de dólares, incluye fondos universales  para preescolar universal, dos años de colegio comunitario gratuito y un programa nacional de cuidado infantil, entre otras medidas. «Cuando esta nación universalizó 12 años de educación pública en el último siglo, nos convertimos en el país mejor educado y mejor preparado del mundo”, dice.

El plan de Biden incluiría cuatro años más de educación pública. «Doce años ya no son suficientes para competir en el siglo XX», defiende.

Hizo un emotivo llamamiento a «acabar con el cáncer» a través de acuerdos entre los dos grandes partidos para aprobar e implementar planes de financiación. «Podemos hacerlo», afirma, tras recordar la muerte de su propio hijo Beau, fallecido por un tumor cerebral en 2015, a los 46 años.

«Ya es hora» de que las grandes corporaciones y los más ricos del país, que son un 1%, «paguen su parte justa» de impuestos, dice Biden. «Solo la parte justa», reiteró, señalando que las fortunas y las grandes empresas tienen que ayudar pagando con sus impuestos las inversiones públicas que su gobierno se propone acometer.

«Elevemos el salario mínimo a 15 dólares», reclama. «Nadie debería vivir por debajo de la línea de la pobreza», agrega. Antes, afirmó que el país crecerá este año al mayor ritmo en cerca de cuatro décadas, y recordó en este sentido las estimaciones del Fondo Monetario Internacional de que la economía de EE UU crecerá a una tasa del 6% este año.

El presidente hizo también un alegato sobre la importancia de comprar productos estadounidenses, y destaca que su plan de empleo es para todos los trabajadores, de cuello blanco y de cuello azul. «Wall Street no construyó este país; la clase media construyó este país, y los sindicatos hicieron posible la clase media», dijo.

Biden habla del cambio climático y la economía: «Durante demasiado tiempo hemos fracasado a la hora de mencionar la palabra más importante en lo referente al cambio climático: empleos, empleos, empleos». «No hay ninguna razón por la que los trabajadores estadounidenses no podrían liderar la producción mundial de vehículos eléctricos», pone como ejemplo. El presidente está vendiendo su plan contra el cambio climático como un plan de creación de empleo.

«Nunca pensé que vería en Estados Unidos esas largas filas de coches con personas en espera de alimentos […]. Por eso es tan importante el plan de rescate que hemos aprobado», afirma. «Gracias al plan de rescate podremos reducir a la mitad la pobreza infantil», añade, entre aplausos.

El presidente Biden destacó los logros del programa de vacunación contra la covid-19 en el país. «Nuestro progreso de estos últimos cien días contra una de las peores pandemias de la historia es uno de los mayores logros logísticos que ha visto jamás nuestro país», afirma. «Más de la mitad de todos los adultos en Estados Unidos han recibido ya su primera dosis», destaca, y hace un llamamiento a la población a que siga vacunándose y cita a personas que ya la han recibido y mensajes que ha recibido de ellas. «Cada pinchazo es una dosis de esperanza», dice. «Todo el mundo puede ponerse ya la vacuna, id y vacunaos», añade.

Biden comenzó diciendo que el país se ha estado enfrentando a una de las peores crisis de su historia, en alusión a la pandemia y también a sus efectos económicos, pero añade: «Tras cien días [en el cargo] puedo decir que Estados Unidos se está moviendo de nuevo».

«Señora presidenta, señora vicepresidenta. Ningún presidente nunca ha dicho estas palabras desde este podio. Ningún presidente ha dicho esas palabras antes. Ya era hora», dice Biden, dirigiéndose a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y la vicepresidenta de EE UU, Kamala Harris, en alusión a que es la primera vez que dos mujeres ocupan el estrado en una ocasión como esta.

Biden hizo su entrada en la Cámara, con mascarilla, al igual que todos los presentes y asimismo abndonó el recinto.

OP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login

Registro | Contraseña perdida?
A %d blogueros les gusta esto: