Durante la inauguración, desde la Presidencia Pro-Témpore de la CRM −y derivado de los acuerdos de la pasada reunión del Grupo Regional de Consulta sobre Migración, realizada en Puebla−, la titular de dicha unidad, Rocío González Higuera, destacó que a casi tres años de la adopción del PMM se requieren evaluar tanto las acciones como las estrategias que cada uno de los Estados ha llevado a cabo para el seguimiento y cumplimiento de sus 23 objetivos.

Afirmó que este taller también busca generar insumos para crear un producto para ser presentado en 2022 durante el Foro de Examen de la Migración Internacional (FEMI), el cual dará seguimiento y revisión al Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular (PMM).

Recordó que, si bien el PMM no es vinculante, se fundamenta en los valores de la soberanía, responsabilidad compartida, no discriminación y protección a los derechos humanos, y reconoce la importancia de la colaboración para aprovechar y potenciar los beneficios de la migración.

Destacó que la CRM es el espacio idóneo para convocar y articular a los distintos actores para trabajar en la materia, así como obtener un panorama general de lo que hacen algunos países miembros de dicha Conferencia y la Red de Naciones Unidas sobre Migración en seguimiento al PMM, así como para definir cómo puede la CRM contribuir con el FEMI.

Manifestó que la Presidencia Pro-Témpore impulsará acciones y trabajará, como lo ha hecho hasta el momento, para  que este tema sea abordado de manera permanente en las mesas de trabajo de la CRM, así como en otros espacios internacionales.

Declaró que conjuntar esfuerzos y alcanzar entendimientos compartidos es un gran reto, ya que cada país miembro de la CRM tiene su propio enfoque, contexto, recursos humanos, financieros o materiales, para dar seguimiento a los objetivos del Pacto Mundial para una Migración Segura Ordenada y Regular.

“El diálogo establecido en el taller permite fortalecer las narrativas que nos acercan a pesar de las diferencias entre los países miembros, además de las existentes en los sistemas implementados por el resto de los países de la región”, precisó.

Al clausurar los trabajos, conminó a las personas participantes a priorizar las buenas prácticas y los retos, ya que una agenda robusta es perfectible y requiere de una evaluación balanceada y autocrítica.

Asimismo, refrendó el compromiso del Gobierno de México para impulsar desde la Presidencia Pro-Témpore de la CRM, una visión regional de derechos humanos tendiente al diálogo, que trascienda fronteras y que configure una serie de principios regionales compartidos.